La historia habla por sí sola, desde hace más de 5.000 años, el vino tinto ha estado presente en distintos espacios de la vida cotidiana. Al menos en occidente durante varios siglos, las propiedades del vino tinto en favor de la salud han sido valoradas e incluso investigadas.

Para la mayoría de las civilizaciones de la antigüedad como los Griegos, el vino era considerado una bebida sagrada, hasta el punto de que le asignaron una divinidad, Dionysios. Esto refleja el protagonismo que ha tenido esta bebida en la historia occidental y cómo, más allá de los años, ha sostenido su papel preponderante hasta ahora.

Gracias a su consumo continuado a lo largo de los siglos, el vino ha llegado a ser considerada, incluso, una bebida medicinal. Por ejemplo, los egipcios preparaban una infusión combinando el vino con hierbas, buscando aliviar los dolores corporales, y los griegos llegaron a utilizarlo como tonificante y estimulante para la digestión.

Propiedades del vino tinto para la salud: 8 beneficios comprobados

En la actualidad las propiedades del vino tinto han sido estudiadas por distintas disciplinas científicas, desde la nutrición a la cardiología. Lo que se ha buscado es comprender con certeza qué beneficios tiene el vino tinto para la salud y también desmitificar algunas propiedades que no estaban del todo demostradas.

A continuación te contamos ocho beneficios que el consumo moderado de vino puede aportar.

1. Protege el corazón

Los beneficios del consumo moderado de vino tinto para el sistema cardiovascular son quizás unos de los más estudiados por la ciencia moderna. Si bien esta bebida no es capaz de curar una enfermedad coronaria, sí puede contribuir a prevenirla. Esto se debe a que el vino contiene una alta concentración de polifenoles y vitamina E. Ambos componentes favorecen que tanto nuestra sangre como los vasos sanguíneos estén más limpios. Esto puede ser de gran ayuda para evitar coágulos y por ende accidentes vasculares.

2. Nos ayuda a equilibrar el colesterol

Tal como comentamos en el apartado anterior, una de las propiedades que tiene el vino tinto para la salud es la alta concentración de polifenoles, sobre todo del resveratrol. Este componente es rico en antioxidantes que ayudan a evitar la formación de lipoproteínas de baja densidad, llamadas coloquialmente colesterol malo.

3. Eleva los niveles de omega 3 en la sangre

Probablemente has leído o escuchado que el omega 3 es un tipo de grasa cuyo consumo es muy beneficioso para nuestra salud. Quizás la fuente más famosa de este lípido sea el pescado azul, pero resulta que el vino tinto también contiene altas concentraciones. Se ha demostrado que los bebedores moderados de vino tinto poseen mayores niveles de ácidos grasos omega 3 en la sangre. Esto ayuda a que su organismo pueda prevenir la aparición de distintos tipos de enfermedades como las coronarias, la depresión e incluso el cáncer.

4. Retrasa el envejecimiento del organismo

Como ya sabemos el vino tinto es rico en antioxidantes, como el resveratrol. Este componente presente en la piel de las uvas, es de gran ayuda para retrasar el envejecimiento de nuestras células. Si el consumo es moderado y lo acompañamos con una alimentación equilibrada y ejercicio físico regular, podremos aprovechar sus propiedades y ponerle freno al envejecimiento prematuro.

5. Previene la aparición de ciertos tipos de cáncer

Volvemos a los antioxidantes, y es que gracias a estos compuestos predominantes en el vino tinto, podemos ayudar a nuestro cuerpo a prevenir la aparición de ciertos tipos de cáncer. Lo que se logra es bloquear el crecimiento de células cancerígenas, sobre todo aquellas responsables de las afecciones en las mamas y los pulmones.

6. Protege nuestra piel

Una de las propiedades del vino tinto para la salud, radica en su alto contenido de flavonoides. Estas partículas ayudan a prevenir la oxidación de las células que componen nuestra piel. Se ha demostrado que su consumo periódico, puede prevenir los efectos adversos de los rayos ultravioleta y así protegernos, por ejemplo, de las quemaduras solares graves.

7. Previene el desarrollo de la diabetes

Una investigación de la Academia de Ciencias de China, demostró en estudios de laboratorio que el resveratrol presente en el vino tinto puede ayudar a mejorar nuestra sensibilidad a la insulina, y por lo tanto a prevenir la diabetes, ya que una de sus principales causas es la resistencia de nuestro organismo a la insulina.

8. Ayuda a reducir el riesgo de padecer depresión

Para nadie es un secreto que una copita de vino puede alegrarnos un día gris. Más allá de esto, se ha comprobado que el consumo moderado de vino tinto, entre 2 a 7 copas por semana, ayuda a prevenir el desarrollo de cuadros depresivos. Por otro lado, se debe tener en cuenta que el consumo excesivo de esta bebida puede causar el efecto contrario.

 

Brindar a tu salud

Como hemos visto, son muchas las propiedades del vino tinto que pueden contribuir a tener una buena salud y por tanto una mejor calidad de vida. Todo radica en que el consumo de esta bebida milenaria siempre se haga con moderación.

Según la Asociación Americana del Corazón, se considera consumo moderado dos copas de vino al día, en el caso de los hombres, y para las mujeres una copa diaria. Sin embargo, más allá de tu género, es importante que al menos dos días a la semana no consumas alcohol.

Teniendo en cuenta esta información queda claro que las propiedades del vino tinto para la salud son muchas, siempre que lo tomemos con mesura y lo disfrutemos con los cinco sentidos.

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas es una de las grandes bodegas de Rioja. Con nuestros 125 años de historia, continuamos siendo un referente a la hora de hablar sobre el mundo del vino.

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad