Con el buen tiempo empieza la temporada de barbacoas. Y es que no hay mejor manera de disfrutar de la comida que con un buen fuego, la familia y amigos, y el maridaje perfecto para la carne. En este artículo te contamos todos los trucos que te ayudarán a ganarte el título de maestro parrillero para que todo, desde los preparativos, hasta el punto de la carne salga a la perfección. Además, te propondremos algunos vinos que van de maravilla para acompañar una buena parrilla.

Asar la carne a la parrilla, una costumbre milenaria

El ser humano, desde hace al menos 10.000 años, empezó a cocinar las carnes al fuego, una tradición que se extendió por todo el mundo y fue asumida por diversas culturas. Son muchos utensilios los que a lo largo de la historia se han utilizado para asar la carne: pinchos, rejillas, planchas… Cada pueblo fue desarrollando su propia técnica, hasta nuestros tiempos, donde se han estandarizado algunos tipos de parrillas, unas de metal, otras de cemento, todas pensadas con el mismo fin: preparar una carne deliciosa.

Preparar carne a la parrilla no es solo un método de cocción, es un ritual en sí mismo. Este rito tiene la capacidad de unir a las personas en torno al fuego, convirtiendo el asado en un disfrute compartido. Desde encender el fuego, hasta seleccionar los cortes de carne, pasando por las bebidas ideales para maridar con la comida, cada paso es importante y se basa en pequeños detalles. El vino que acompaña al asado es el ejemplo perfecto.

Cuando pensamos en bebidas que maridan bien con la carne, lo primero que nos viene a la mente es el vino tinto. Por su cuerpo, presencia en boca y nariz, es el compañero perfecto para potenciar los sabores de la carne, especialmente si está preparada al fuego. Dentro del universo vinícola, nuestras variedades DOCa Rioja Bordón Crianza, Bordón Reserva y Bordón Gran Reserva son ideales para maridar este tipo de comida.

7 consejos para preparar la mejor carne a la parrilla

Cocinar directamente en el fuego es un proceso que debemos realizar con cuidado, respetando algunos pasos que nos permitirán conseguir una excelente preparación. Toma nota de estos siete consejos que te ayudarán a cocinar una carne a la parrilla jugosa y deliciosa.

1. Ten en cuenta la cantidad de comensales

Hacer una parrillada y dejar con hambre a los invitados es imperdonable. No te quedes corto con la cantidad de carne. Confirma con tiempo cuánta gente comerá, así podrás prever la cantidad de carne que debes cocinar. Es recomendable calcular entre 300 y 400 g de carne por persona. Esto puede incluir los entrantes y los principales.

2. Cuida las brasas

Cuidar la temperatura del fuego es fundamental para lograr que la carne se cocine sin prisa y quede en el punto ideal. Si quieres saber cuándo está listo el fuego, fíjate en el color de las brasas. El momento perfecto es cuando estén blancas o grisáceas. También es importante que te asegures de que la rejilla no esté demasiado cerca del fuego, para que la carne se cocine bien por dentro y no se queme.

3. Prepara la carne

Adelántate y saca la carne por lo menos una hora antes de asarla para que, cuando la pongas al fuego, esté a temperatura ambiente y no recién sacada de la nevera. Si quieres aportarle un aroma extra, también puedes sumergirla en un poco de aceite de oliva con romero.

4. Planifica los puntos de cocción

Calcula las piezas de carne que llevan más cocción y las que menos para que salgan todas al mismo tiempo. Juega con los bordes de la brasa para cocinar a fuego lento y sobre todo, dale la vuelta solo cuando sea necesario con unas pinzas –evita el tenedor para no perder su jugo–.

5. Salpimentar después de cocinar

Sazonar la carne es fundamental, pero lo ideal es hacerlo una vez que esté cocinada. Añade sal al gusto cuando esté lista, para que la carne desprenda todo su sabor y jugos sobre la parrilla. Aparte de la sal, puedes agregarle otras especias como pimienta, ajo molido y perejil.

6. Todo listo para comer

Cuando la carne esté lista para salir, todo lo demás tiene que estar preparado. Los comensales sentados, los entrantes sobre la mesa y el vino descorchado y aireado. Sería una pena que después de todo el trabajo, por no cuidar esos pequeños detalles, la carne se quedase fría.

7. Apagar las brasas y limpiar

Una buena parrilla no está completa hasta que dejamos a punto nuestra zona de trabajo. Tanto por higiene como por seguridad, es fundamental que las brasas queden totalmente apagadas y aprovechemos el remanente de calor para limpiar la rejilla con una esponja metálica, de forma que podamos sacar más fácilmente la grasa.

Carne a la parrilla, más que una comida

Preparar una buena carne a la parrilla es una experiencia gastronómica muy completa y llena de pequeños detalles. Amigos, familia y colegas se congregan cerca del fuego para disfrutar los aromas y sabores que desprende la comida cuando la cocinamos a la brasa. Un placer que todavía puede acentuarse todavía más si acompañamos este manjar con un buen vino, como nuestro descaradamente clásico Bordón. Salud y buen provecho.

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas es una de las grandes bodegas de Rioja. Con nuestros 125 años de historia, continuamos siendo un referente a la hora de hablar sobre el mundo del vino.

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad