Francia es, sin lugar a dudas, uno de los países más importantes dentro del mundo del vino. Se trata de uno de los principales productores de vino a nivel mundial, disputándose junto con Italia el primer puesto de la lista año tras año, con producciones que pueden llegar a superar los 45 millones de hectolitros. Y no solo produce el vino, sino que el país vecino es también uno de los mayores consumidores de vino del mundo, con un consumo de unos 26,8 millones de hectolitros anuales, solo por detrás de EEUU. Pero Francia no solo destaca por producir y demandar mucho vino, sino que lo hace especialmente bien. Muchísimos de los mejores vinos del mundo tienen origen francés. Y no es para menos, porque podríamos atrevernos a decir que fueron los franceses quienes “enseñaron” a hacer vino al resto del mundo, al menos en cuanto a lo que a los vinos de guarda se refiere. La extensísima variedad de tipos de vino diferentes que se producen en Francia es otro de los grandes atractivos para acercarse a conocer la tradición vinícola de este país. Por ello, hoy vamos a conocer las 13 regiones vinícolas más importantes de Francia.

Principales regiones vinícolas de Francia

 

1. Región de Alsacia

Ubicada en el noreste de Francia, junto a la frontera con Alemania, los viñedos de esta región abarcan una superficie de algo más de 15.000 hectáreas, en suelos de composición muy variada.

Sus vinos están fuertemente influenciados por la viticultura germánica y tienen un marcado carácter centroeuropeo en comparación con el resto de vinos franceses.

En esta región suele predominar la producción de vinos monovarietales blancos, principalmente de las variedades Riesling, Gewürztraminer y Silvaner. Esta última, de carácter algo menos ácido, puede madurar de manera muy distinta en función del lugar de cultivo, por lo que la zona de producción puede marcar el carácter del vino a elaborar.

Los vinos alsacianos elaborados a partir de Gewürtztraminer se caracterizan por ser muy aromáticos, amplios, generosos y con matices especiados.

También se elaboran vinos a partir de otras variedades como la Muscat de Alsacia, la Pinot Blanc, la Tokay de Alsacia o Pinot Gris  y la Pinot Noir.

El clima frío propio de la latitud de la región suele retrasar la maduración de las uvas, pero se ve moderado por la protección que ofrece a los cultivos la cordillera de los Vosgos, cobijándolos del exceso de vientos y lluvias.

Las principales Denominaciones de Origen (Appellation d’origine contrôlée) de la región de Alsacia son Alsace AOC y Alsace Grand Cru AOC.

Región de Alsacia2. Región de Burdeos

Burdeos es seguramente la región vinícola más conocida de Francia en todo el mundo. Se ubica íntegramente en el departamento de Gironda, dentro de la región de Aquitania.

Con unas 120.000 hectáreas de viñedos es una de la tercera región con más superficie cultivada de todo el país, y también tiene el tercer puesto en volumen de producción de vino. Además es la región francesa que más vinos con Denominación de Origen Protegida produce (Appellation d’Origine Protégée) y la que más vinos exporta en general.

Las variedades de uva más empleadas en Burdeos incluyen la Merlot, la Cabernet Sauvignon y la Cabernet Franc para la elaboración de tintos; y la Sémillon, la Muscadelle, la Sauvignon Blanc y en menor medida también la Colombard, la Muscadelle y la Ugni Blanc, para los blancos.

Con más de 5000 bodegas, los vinos de Burdeos pueden llegar a ser muy diferentes entre sí, dependiendo de la subregión donde se elaboren, o de las normas marcadas por cada una de las 57 Denominaciones de Origen de la región. Entre las más conocidas: Bordeaux, Médoc, Margaux, Pauillac, Saint-Julien, Saint-Estephe, Graves, Pomerol, Saint-Emilion, Sauternes y Barsac.

Región de Burdeos3. Región de Beaujolais

Esta gran región vinícola se extiende desde el valle del río Saona, al este de Francia, hasta los alrededores del norte de Lyon, limitando con Borgoña por el norte.

Se trata de una región vinícola particular, cuyos cultivos se ven influenciados por la altitud de las viñas, a unos 500 m sobre el nivel del mar.

Es una de las dos regiones vinícolas francesas en las que aún es obligatoria la vendimia manual, junto con la de Champagne. Sus principales Denominaciones de Origen son: Beaujolais AOC y Beaujolais-Villages AOC, a las que se suma también la de los crus de Beaujolais, bajo la que se engloba la producción vinícola de algo más de una decena de municipios de la región

Beaujolais es conocida por sus vinos jóvenes, perfectos para acompañar carnes a la brasa, embutidos o quesos; y también por sus crus ideales con platos algo más contundentes y de sabores intensos.

4. Región de Borgoña

Localizada al sureste de París, en la parte este de Francia, la región vinícola de Borgoña es otra de las más famosas del mundo. Cuenta con cerca de 30.000 hectáreas de cultivos, repartidos en suelos muy variados, en los que predomina la composición caliza.

Se caracteriza tradicionalmente por la producción de vinos monovarietales, principalmente tintos. Las variedades Chardonnay y Pinot Noir son las grandes protagonistas de la región.

Dentro de Borgoña podemos diferenciar 6 regiones: Chablis y Yonne, Côte d’Or, Hautes Côtes, Côte Chalonnaise y Mâconnais.

El sistema de clasificación de las Denominaciones de Origen dentro de Borgoña es extremadamente complejo, habiendo prácticamente una Denominación por cada pueblo y por cada pago a lo largo de la región.

5. Región de Champagne

La región de Champagne es mundialmente famosa por sus vinos espumosos, aunque también se producen tintos, blancos y rosados, aunque en mucha menor medida.

Los viñedos de Champagne abarcan unas 35.000 hectáreas de cultivo ubicadas a unos 150 kilómetros al norte de París. Estos se ven afectados por las bajas temperaturas que hacen que las uvas necesiten algo más de tiempo para madurar.

Los vinos producidos en Champagne son muy apreciados por su calidad, siendo las uvas más utilizadas la Chardonnay, la Pinot Noir y la Pinot Meunier. Perfectos para acompañar entrantes, aperitivos, platos de pescado, carnes y postres.

6. Región del Jura

Se trata de una pequeña región ubicada en las montañas del macizo del Jura, cerca de la frontera con Suiza, que con tan solo 1.850 hectáreas de cultivos produce poco volumen de vinos, pero de gran calidad.

Las variedades más empleadas son la Savagnin, autóctona de la región, la Chardonnay, la Poulsard, la Trousseau y la Pinot Noir. Los blancos de la región del Jura se caracterizan por su llamativo tono amarillento pajizo.

De esta región también procede el Macvin, una mistela producida a partir de mosto de uvas de la región y aguardiente.

Región del Jura7. Región de Lorena

Ubicada al Noreste de Francia, esta región vinícola se extiende por las regiones de Moselle, Meurthe-et-Moselle, Meuse y Vosges. En sus terruños predominan la caliza, la arcilla y la arenisca.  Se trata de uno de los viñedos más pequeños del país, ubicado en las laderas de Mosa, pero que sin embargo producen algunos de los vinos franceses más originales, como el Gris de Toul, un vino gris elaborado a partir de la variedad Gamay.

La variedad de uva blanca Auxerrois es autóctona de esta región.

Entre los vinos producidos en el viñedo lorenés destacan el Côtes de Toul y el Moselle. La principal Denominación de Origen de la región es la AOC Côte de Toul, que incluye vinos tintos, blancos y el mencionado vino gris de Toul.

Región de Lorena8. Región del Valle del Loira

Esta región vinícola se extiende a lo largo del valle, siguiendo el curso del río, en la parte oeste del país. Es muy conocida por la producción de vinos blancos de todo tipo, desde secos, semisecos, dulces e incluso generosos o espumosos, como el crémant. Son vinos afrutados y frescos, que presentan una gran variedad de colores y aromas según la zona de producción. Perfectos para servir con quesos de sabor intenso, embutidos o carnes blancas.

Dentro de la región encontramos hasta 31 Denominaciones de Origen diferentes, como: Anjou, Chinon, Saumur,  Sancerre, Saint-Nicolas de Bourgueil o Touraine.

9. Región de Languedoc-Rosellón

Esta región vinícola, una de las más antiguas de Francia, comprende los viñedos de Languedoc, al norte, y Rousillon, al sur. Estos dos viñedos, a su vez, se extienden a lo largo de 4 departamentos o provincias del sur de Francia: Gard, Aude, Hérault y Pirineos Orientales. Así, la ubicación de la región de Languedoc-Rousillon entre la Provenza y la frontera con España favorece la influencia del clima mediterráneo sobre los cultivos.

Esta región es la mayor de Francia en cuanto a volumen de producción de vinos, aportando un 40 % del total del país en alrededor de 200.000 hectáreas de viñedos. Sus vinos son de extraordinaria calidad, aunque no tan conocidos como los de las vecinas Burdeos o Borgoña, predominando la producción de vinos tintos y rosados. También destacan por la elaboración de vinos dulces naturales, ideales como vinos de postre.

Las variedades más empleadas para la elaboración de tintos son la Mourvédre, la Syrah, la Cinsaut, la Cariñena, la Garnacha y la Cabernet Sauvignon. También se producen algunos vinos blancos de calidad, pero en mucha menor proporción, empleando las variedades Bourboulenc, Marsanne, Picpoul y Roussanne.

Algunas de las Denominaciones de Origen de la región son Côtes du Roussillon, Corbiéres, Minervois, Côteaux du Languedoc, Costières de Nîmes o Blanquette de Limoux (el vino espumoso más antiguo del mundo).

10. Región de Provence-Corse

Engloba las regiones de Provenza y de Córcega. La de Provenza es una de las regiones vinícolas más antiguas y tradicionales de Francia, enclavada entre los Alpes, el río Ródano y el mar Mediterráneo. Predominan los suelos calizos y la influencia del clima mediterráneo, con temperaturas cálidas ideales para el cultivo de la vid.

Producen principalmente vinos rosados de gran calidad. También destacan por sus tintos, marcada intensidad aromática y perfectos para envejecer.

Las variedades más comunes de la región son la Barbaroux, la Syrah, la Garnacha, la Mourvedre, la Cabernet Sauvignon, la Cariñena y la Cinsault.

Las principales Denominaciones de Origen de la Provenza son Côtes de Provence y Côteaux-d’Aix-en-Provence.

La región vinícola de Córcega, por su parte, está fuertemente influenciada por el clima y la pronunciada orografía de la isla. En su viñedos predominan algunas variedades autóctonas de marcada influencia italiana. Para los tintos se utilizan las variedades Nielluccio y Sciacarello; mientras que en la elaboración de blancos, de producción mucho menor, predomina el uso de la Vermentino.  Las principales Denominaciones de Origen de la isla son Vin de Corse (general para los vinos de Córcega), Ajaccio AOC y Patrimonio AOC.

11. Región de Saboya-Bugey

Esta región incluye los departamentos de Saboya y Alta Saboya, a la que se unen los viñedos de la región de Le Bugey.  Esta zona se enclava entre Lyon y Ginebra, en plenos Alpes Franceses, algo que  marca el carácter del vino de esta región, mostrando cierta influencia centroeuropea.

La región cuenta con algunas variedades autóctonas como la Jacquère, empleada en la elaboración de vinos blancos y la Mondeuse, para tintos. Los vinos más producidos en la región de Saboya suelen ser blancos secos y de aromas ligeros.

Región de Saboya-Bugey12. Región del Suroeste

La región vinícola del Suroeste (vignoble du Sud-Ouest), se enclava entre la provincia de Gironda y la cordillera de los Pirineos, extendiéndose por las regiones de Aquitania y Mediodía-Pirineos.

Los vinos producidos en la región son muy diversos, elaborados a partir de muchas variedades de uva locales a las que han ido incorporando las variedades más empleadas en la próxima región vinícola de Burdeos.

Se producen desde blancos secos ligeros, a espumosos, tintos finos, tintos más potentes, etc. Algunos de los vinos más característicos de la región son los elaborados en Gaillac, Jurançon, Montbazillac, Bergerac, Cahors, Madiran o Buzet.

Las principales Appellations d’origine contrôlées de la región del Suroeste son Cahors, Gaillac o Madiran.

13. Región del Valle del Ródano

La extensión de esta región vitivinícola se reparte por los departamentos de Ródano, Loira, Ardèche y Drôme en la Región histórica de Ródano-Alpes; la provincia de Gard, en la región histórica de Languedoc-Rosellón; y el departamento de Vaucluse, en la región histórica de Provenza-Alpes-Costa Azul.

Con más de 73.000 hectáreas de extensión, es la segunda mayor región vinícola de Francia por volumen de producción y una de las más antiguas del país. Sus vinos, muy diversos entre sí en función de la zona concreta de elaboración, se enmarcan de manera general en la Denominación de Origen Côtes-du-Rhône AOC para todos aquellos producidos a ambos lados de la ribera del Ródano.

La región ofrece vinos de calidad, generalmente armoniosos e intensos en aromas y sabor. Es fácil reconocer en ellos matices florales, afrutados y especiados. Son vinos marcados por la influencia del sol sobre los cultivos.

Dentro de la región vinícola del Valle del Ródano podemos distinguir entre varias subregiones diferenciadas: Côte-Rôtie, donde predomina el cultivo de Syrah para producir tintos de gran aroma; Hermitage, conocida por sus tintos intensos; o Côtes du RhôneVinos, en la que destacan los vinos jóvenes y afrutados a base de Garnacha.

La región del Valle del Ródano cuenta con unas 27 Appellations d’origine contrôlées, destacando Châteauneuf-du-Pape, Côtes Rôtie, Saint Joseph, Hermitage, Côtes-du-Rhône o Côtes du Ventoux.

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas es una de las grandes bodegas de Rioja. Con nuestros 125 años de historia, continuamos siendo un referente a la hora de hablar sobre el mundo del vino.

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad