De que los vinos Rioja gozan de gran fama nadie tiene ninguna duda, pero lo que no muchos saben es que en esta tierra de viñedos, muchas de las grandes bodegas que hoy conocemos son centenarias. ¡Ven a recorrerlas con nosotros!

Hablar de La Rioja es hablar de una tierra de tradiciones, de productos gourmet y de vinos que se consumen, a día de hoy, en los 5 continentes, gozando de una fama como pocas denominaciones de vino tienen. Un reconocimiento que no hubiera sido posible de no haber sido por algunas de las bodegas centenarias que existen en este territorio y que continúan siendo líderes en el mercado, gracias a la apuesta por un modelo vitivinícola de calidad.

Foto: Trasiego en Bodegas Franco-Españolas

Para que las puedas conocer, hoy hemos preparado un recorrido por 10 de las bodegas centenarias de La Rioja: Bodegas Franco-Españolas; Bodegas Bilbaínas; CVNE; Marqués de Murrieta; Bodegas Riojanas; López Heredia; Bodegas Gómez Cruzado; Sierra Cantabria; Rioja Alta y Carlos Serres.

1.Bodegas Franco- Españolas

Ubicada en pleno corazón de la capital riojana, Bodegas Franco-Españolas abrió sus puertas en 1890, año en el que los viñedos franceses estaban pasando por una terrible enfermedad que estaba arrasando con ellos. Fue por este motivo por el que Frederick Anglade Saurat se trasladó a La Rioja y creó nuestras bodegas en Logroño, uniendo la sabiduría de ambas tierras y dando lugar así al nombre de Franco – Españolas.

Durante estos primeros 80 años de andadura, nuestra bodega recibe visitas tan ilustres como la del rey Alfonso XIII y la del escritor Ernest Hemingway, entre otros. Pero no son estos los únicos hitos reseñables de Bodegas Franco-Españolas. Otro de ellos llega en 1984, cuando el empresario, Marcos Eguizábal, compra la bodega o en 2013, cuando la bodega recibe el premio ‘The Best of’ de Turismo Enológico en la categoría de Experiencias Innovadoras. Y es que, si eres un aficionado del enoturismo, aquí puedes consultar todas nuestras actividades relacionadas con el mundo del vino.

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar el centenario en 1990 o 2017, cuando en 2017 se produce el relanzamiento de Rioja Bordón, que adquiere el nombre de Bordón, un vino descaradamente clásico de Rioja que te invitamos a probar.

2. Bodegas Bilbaínas

1904 fue el año que vio nacer a Bodegas Bilbaínas, cuando un grupo de empresarios decidió comprar la bodega que Savignon Frères & Cie habían formado en 1859, huyendo de la plaga de filoxera que estaba afectando a los viñedos franceses.

Bajo el nombre de Viña Pomal, esta bodega ubicada en Haro llegó a ser distinguida con el título de Proveedora de La Casa Real. Hoy en día también cabe destacar su amplia superficie de calados subterráneos, que le otorgan un sabor diferenciador a sus vinos.

3. CVNE

En la localidad riojana de Haro, junto a las vías del tren que, incluso, llegaron a entrar en la propia bodega para transportar de manera más sencilla sus vinos a los clientes, nace en 1879 CVNE, otra de las bodegas centenarias de La Rioja.

Es una de las que mayor extensión de viñedos tiene en la zona de Rioja Alta. Destaca de la misma que en 1940 fue pionera con la construcción de la primera nave de fermentación en hormigón en España y cuarenta años más tarde, en 1980, fue la primera nave de vinificación no agresiva en España.

4. Marqués de Murrieta

La historia de esta bodega es la de un marqués enamorado del vino y de las técnicas que, por aquel entonces, en 1852, se consideraban las más avanzadas: las bordalesas. Trajo esas técnicas y también fue la primera bodega en exportar sus vinos al extranjero.

Ese fue su año de nacimiento y Logroño el lugar donde se ubicó, en concreto, en las tierras que el marqués poseía en su Finca Ygay, donde también se encuentra el castillo del mismo nombre, que desde 2019 se ha convertido en un museo donde poder recorrer la historia, no solo de la bodega, sino del vino de Rioja.

5. Bodegas Riojanas

Muchas bodegas riojanas nacen tras largos años de recorrido familiar en el mundo del vino y el caso de esta bodega situada en la localidad de Cenicero, no es una excepción. De hecho, su fecha de creación es 1890, pero 2 años antes, la familia que lo regenta, Artacho, ya había recibido la medalla de Oro en la Exposición Universal de Barcelona.

De su historia más reciente destacan: su salida a bolsa en 1997 y la creación de la Escuela de Viticultores, en 2019.

6. López Heredia

Amor y selección. Esas son las dos palabras con las que el fundador de la bodega López Heredia definía su relación profesional con el vino. Así fue como en 1892 creó su bodega, fruto del resultado de los conocimientos que había obtenido de sus años de estudio en Bayona y de su relación con bodegueros franceses en Haro.

Al amor por el vino, en esta bodega también se suma el de la cultura y la solidaridad, por lo que es fácil encontrar su nombre a modo de patrocinio o ayuda y recorrer las galerías de su bodega, es hacerlo por la historia del vino, gracias a la buena conservación de muchos de los utensilios utilizados tiempos atrás.

7. Bodegas Gómez Cruzado

Quién podría imaginarse que tras la historia de Bodegas Gómez Cruzado se esconde un noble mexicano, Ángel Gómez de Arteche, que decidió apostar por las tierras riojanas y crear su propia bodega en la localidad de Haro, en el conocido hoy como Barrio de la Estación.

El nombre actual de la bodega se debe a que en 1916 la bodega fue comprada por D. Agustín y D. Jesús Gómez Cruzado, aunque a día de hoy la familia que lo regenta es la familia Baños.

8. Sierra Cantabria

Esta bodega es el fruto del trabajo de cinco generaciones de agricultores enamorados del vino, que han sabido conquistar los paladares nacionales e internacionales más exigentes. Su historia nace en 1870 y desde entonces no han dejado de crecer, no solo en variedad de vinos, sino también ampliando nuevos espacios, como las dos bodegas que poseen en Toro (Zamora).

9. Rioja Alta

La unión de varias familias riojanas y vascas dio como resultado, en 1890, la bodega Rioja Alta, de la que destaca que su primera presidenta fue una mujer, algo insólito para la época.

Entre algunos de los hitos de su historia, cabe mencionar el registro de marca de su vino más representativo, Viña Ardanza, en 1942 o la compra de una bodega en Pontevedra en 1988.

10. Carlos Serres

Al igual que otras bodegas de Haro, la de Carlos Serres también nace como resultado de la mala época que estaban pasando los viñedos franceses a mediados del siglo XIX. Así fue como su fundador, que además da nombre a la bodega, Carlos Serres, dejó su Francia natal para venir a La Rioja, una tierra que él consideraba “que el mundo tenía que conocer”. Del mismo modo, Serres también fue uno de los pioneros en lo que a la exportación del vino de Rioja se refiere. De hecho, a principios del siglo XX, los vinos de esta bodega ya estaban presentes en Cuba, Francia e Inglaterra.

Y hasta aquí llega nuestro recorrido por algunas de las bodegas centenarias de La Rioja. Deseamos que hayas disfrutado del viaje y que ahora lo sigas haciendo con uno de nuestros vinos.

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas es una de las grandes bodegas de Rioja. Con nuestros 125 años de historia, continuamos siendo un referente a la hora de hablar sobre el mundo del vino.

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad