Sobre el vino blanco hay una serie de generalidades que seguramente has oído hasta la saciedad. Por ejemplo, que es la mejor opción para degustar el pescado o que se trata de una alternativa más suave y ligera que un tinto. Sin embargo, no todo es tan simple, y cada vez se abren más las opciones para poder degustar, disfrutar y experimentar nuevas combinaciones de sabores.

Por eso, si te estás preguntando con qué acompañar el vino blanco, te damos algunas ideas diferentes para descubrir todas las posibilidades que el maridaje encierra.

Aspectos generales sobre el vino blanco

Antes de entrar en detalle, es interesante conocer algo más sobre el vino blanco. Esta bebida procede de la fermentación alcohólica, principalmente de uvas blancas. Se puede beber sola o en las comidas, y tradicionalmente se le vincula a pescados, mariscos y algunas carnes bajas en grasa.

Más allá del color, presenta ciertas diferencias importantes con respecto al vino tinto. En este último la maceración se realiza entre los 24 º y 30 º, mientras que en los blancos es más baja, la temperatura se sitúa entre los 17 º y 19 º.

Lo más común es que los blancos presenten un sabor más ácido. Al mismo tiempo, suelen ser más ligeros y dulzones, aunque con matices. Hay también vinos blancos que se fermentan en barricas, por lo que poseen un sabor más fuerte y con un toque amaderado. Y es que encontrarás una gran variedad de vinos blancos dependiendo de la forma de elaboración: jóvenes, de crianza, fermentados en barrica, afrutados, espumosos, etc. Y entre las principales uvas blancas destacan Viura, Verdejo, Tempranillo blanco, Albariño, Albillo, Chardonnay, Godello, Malvasía, Moscatel, Pedro Ximénez o Riesling, por citar algunas.

Vino blanco: con qué se toma

Con este gran abanico de opciones te preguntarás cuáles son las mejores alternativas de comidas para acompañar el vino blanco. Aunque no hay una respuesta universal, ya que variará mucho en función del tipo de vino y de los gustos personales, el maridaje es ante todo encontrar un equilibrio entre los distintos sabores. Por las propias características de los vinos blancos, existen algunas combinaciones clásicas que nunca fallan:

  • Los mariscos son un buen ejemplo de ello. Aunque encuentras todo tipo de sabores, lo recomendable suele ser elegir entre jóvenes o de crianza.
  • Algo similar ocurre con los arroces que se preparan de muchas formas diferentes. Aquí te puedes decantar, por ejemplo, por un blanco afrutado joven. Los vinos blancos jóvenes con cierto grado de acidez también suelen casar bien con platos fríos como una ensalada común.
  • Un vino blanco puede acompañar perfectamente a varios tipos de pescados, pero hemos de tener en cuenta las salsas con las que se preparan y las guarniciones. Si se añaden muchas especias, podría ser interesante servir uno con un toque dulce que ayude a equilibrar el conjunto.
  • En cuanto a las carnes sucede lo mismo, aunque es importante matizar que el vino blanco se toma mejor con carnes frías tipo carpaccio o roast beef, así como con el pollo o el pavo.
  • Los platos de verduras, los aperitivos y determinados postres, son también muy buenos candidatos para disfrutar de un vino blanco.

Con qué acompañar el vino blanco: 5 recetas

Estas pautas generales te ayudarán a maridar tus platos y probar diferentes alternativas. Pero para saber con qué acompañar el vino blanco te damos cinco propuestas concretas de recetas y vinos para disfrutar al máximo de tus comidas.

Legumbres

Las legumbres suelen cocinarse en guisos contundentes o en platos fríos como ensaladas. En general, un vino blanco seco casa muy bien con este tipo de ingredientes. Nuestra propuesta en este caso es un Bordón Blanco, de variedad 100% Viura, ligero al paladar, y con intensos aromas frutales. Resulta ideal para maridar los platos preparados con leguminosas.

Si te gusta el queso de cabra, el Bodón Blanco también funciona estupendamente con este tipo de queso.

Arroz

Las maneras de preparar el arroz son muy variadas, por lo que encontrar el vino blanco versátil que encaje con cualquier combinación resulta complicado. Sin embargo, nuestro Diamante Blanco Semidulce marida a la perfección con distintos arroces de pescados y verduras. Además, podemos presumir de que nuestro Diamante es el número uno en ventas de vinos blancos Rioja en España.

Del mismo modo, es una buena opción para combinar con aperitivos, postres, platos fríos y, por supuesto, pescados y mariscos.

Ensalada de pasta

La ensalada de pasta es un plato saludable, sabroso y muy socorrido. Se trata de una opción que puedes potenciar con el blanco adecuado. En esta ocasión te proponemos un Diamante Verdejo. Como su propio nombre indica, este vino es elaborado a partir de un 100% de uva Verdejo, de sabor agradable, elegante y fresco. Tiene la acidez justa para tomarlo con cualquier tipo de pasta.

Pollo asado

¿Te apetece un pollo asado al ajillo con patatas? Es una excelente comida con la que acompañar el vino blanco, pero no uno cualquiera. Si buscas una experiencia redonda prueba a tomarlo junto a un Bordón Viña Sole Blanco Reserva.

Este vino Reserva cuenta con dieciocho meses en barrica de roble francés y americano. Ha recibido numerosos premios y representa la combinación perfecta para carnes blancas, entremeses y aperitivos. Cuando lo pruebes notarás que en boca es cremoso, aromático y muy persistente. También apreciarás sabores tostados y de frutos secos.

Gachas dulces

Los postres suelen ser los eternos olvidados en el maridaje. Y es una pena porque funcionan muy bien con el vino blanco.

Un buen ejemplo son las gachas dulces o el arroz con leche, que encuentran en una copa de Diamante Blanco Semidulce o, incluso, un Diamante Verdejo un excelente equilibrio.

Con estas pautas, ya tienes las nociones básicas para saber con qué acompañar el vino blanco y las comidas que mejor casan con los distintos tipos. Ahora, solo te queda probar y dejarte llevar por las sensaciones que te despierte cada maridaje. ¿A qué esperas?

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas es una de las grandes bodegas de Rioja. Con nuestros 125 años de historia, continuamos siendo un referente a la hora de hablar sobre el mundo del vino.

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad