Paquita es una representante de artistas descaradamente clásica. Sin complejos. Porque, al igual que Bordón, lo que es realmente bueno no necesita adaptarse a modas ni seguir corrientes pasajeras. Y es que la auténtica fuerza de Paquita reside en su carácter único y en esa personalidad que, desde hace años, la ha caracterizado.

Esta popular representante de artistas es uno de los personajes televisivos más auténticos de los últimos años, y lo es precisamente porque pasa de modas y postureos.

¿De qué va la serie Paquita Salas?

Paquita Salas es una representante de actores y actrices muy reconocida en los años 90  a la que actualmente, muchos de sus representados le han dado la espalda injustamente. Ella no es una novata en el mundo de la representación, pues lleva ya varias décadas encaminando la carrera de actores y actrices. De hecho, en los años 90, Paquita era una auténtica referencia en el mundo artístico, la representante más demandada por prometedores actores de la época como lo eran Belinda Washington, Miriam Díaz-Aroca, Lidia San José o Carmen Morales, entre otros. Tal era su fama que en aquella época se codeaba con las estrellas más famosas del panorama español, llegándose incluso a declarar como novia de Loquillo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Paquita Salas (@paquitasalasps) el

El golpe más duro le llega a Paquita cuando su representada estrella, la actriz Macarena García, la abandona repentinamente. Este es el momento en el que Paquita toca fondo y, sensatamente, reflexiona sobre cómo volver a conquistar el mundo de la representación. Lo hará buscando un nuevo talento dentro de su cartera de representados,  y esto lo conseguirá siendo la misma Paquita Salas de siempre, la Paquita que la hizo triunfar y ser admirada y querida por todos.

¿Qué hace a Paquita Salas una mujer tan auténtica?

Como hemos dicho, lo más característico de Paquita es que huye de cualquier moda y no le importan nada las apariencias. En otras palabras, es lo que podríamos definir como una mujer directa, una mujer que se ha hecho a sí misma y que lo único que desea es contribuir al éxito de las personas que la rodean, sin renunciar a su autenticidad para conseguirlo.

No te confundas, Paquita no es la típica superwoman perfecta que arrasa en todos los ámbitos de su vida, ni tampoco es un personaje inseguro y sin carácter que se deja guiar por cualquiera, sino todo lo contrario. Paquita es una superviviente: una mujer madura, que no se rinde ante las adversidades y que siempre consigue sacar la cabeza para seguir respirando. Pero, sobre todo, es su espontaneidad y su esencia lo que más la ha conseguido acercar al mundo real y lo que la hace conectar tanto con los espectadores.

Para muestra, alguna de sus momentos más carismáticos en la serie:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Paquita Salas (@paquitasalasps) el

Sí, así es Paquita, tan directa y auténtica como solo los inconfundibles pueden ser.

Aunque a lo largo de la serie Paquita ha mostrado en varias ocasiones su debilidad por los torreznos de Soria acompañados de un gintonic, también la hemos visto con una copa de  vino. De hecho, si pudiéramos adivinar qué vino se estaba tomando en ese momento, seguro que sería aquel que comparte sus mismos valores: un vino como Bordón que, al igual que Paquita, no se disculpa por ser quién es. Todo un clásico de Rioja desde 1890.

 

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas

Bodegas Franco-Españolas es una de las grandes bodegas de Rioja. Con nuestros 125 años de historia, continuamos siendo un referente a la hora de hablar sobre el mundo del vino.

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad